Mapfre reclama que la regulación no frene la innovación y garantice la competencia

Mapfre reclama que la regulación no frene la innovación y garantice la competencia

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, ha asegurado que la regulación es “bienvenida y necesaria”, pero ha reclamado que no suponga “un freno” a la innovación, sino garantice su aprovechamiento a la vez que protege al consumidor.

Así lo ha puesto de manifiesto durante su intervención en las jornadas ‘La economía ante el blockchain. Lo que está por venir’ organizadas por la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas Económicos (Apie) esta semana en Santander, donde ha reiterado la necesidad de proteger los intereses de los consumidores, públicos, sociales y de los operadores del mercado para que las reglas sean “adecuadas y equivalentes”.

Sin embargo, Huertas ha señalado que la situación en Europa es “compleja” por los distintos niveles regulatorios, que dificultan la adecuada armonización y el desarrollo de la actividad de las entidades, tanto por las barreras directas como por los ‘techos de cristal’.

“Lo que es importante es entender que la regulación no puede ser un freno a la innovación, tiene que ser un soporte que garantice un aprovechamiento del retorno de esa innovación. Si no, no va a haber inversión”, ha advertido el presidente de Mapfre.

Además, ha exigido que el nivel de competencia entre operadores sea “equilibrado y adecuado”. “Los pequeños -las startups- pretenden desarrollar su modelo de negocio evitando la regulación que existe”, ha criticado.

En este sentido, Antonio Huertas ha reclamado que las entidades tengan un lugar donde realizar pruebas de negocio fuera de los estándares usuales de regulación, en el denominado ‘sandbox’, que se encontraba en proceso de consulta pública cuando se produjo el cambio de Gobierno.

“Necesitamos un ‘sandbox’ que permita probar y ver los avances para que podamos competir en igualdad de condiciones con las startups, que no tienen esas limitaciones”, ha apuntado, aunque no ve a los nuevos operadores como fintech o insurtech como una amenaza, sino que cree que pueden ayudar a las instituciones tradicionales a acelerar y complementar el desarrollo de su negocio.