20 junio, 2024

Los seguros de coche en España disparan su precio más de un 20%

Los seguros de coche en España disparan su precio más de un 20%

Las pólizas más baratas para el seguro de automóviles se encarecen un 15% y un 10% respectivamente en el primer trimestre del año en comparación con el mismo periodo de 2022.

El 79% de los hogares españoles cuenta con un seguro de coche, según los datos de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), por lo que cifra en 1.910 millones de euros el sobrecoste en España por este incremento medio de casi 130 euros en la prima anual.

«El año pasado terminó con subidas en el precio del seguro de coche del 15% y el comienzo de 2023 ha reforzado esta tendencia alcista, pero hay muchas diferencias entre modalidades», ha valorado el portavoz del área de Seguros del comparador de precios Kelisto, Javier Martínez.

Por ello es recomendable hacer números y calcular qué nos ofrece cada una de las compañías que operan en España en relación a su precio. Según el comparador, el seguro de coche más barato de abril, para un perfil promedio, es la póliza a terceros de Pelayo (159 euros). Por un precio ajustado, la compañía ofrece una póliza muy completa. Por ejemplo, con su asistencia en carretera dispone de servicio de grúa desde el kilómetro cero (es decir, desde que el conductor sale de casa), además de tres noches de hotel si no pudiera continuar su viaje y gastos médicos en el extranjero, que pueden llegar hasta los 6.000 euros. Sin embargo, esta no deja de ser una póliza básica y, por 29 euros más al año, es posible contratar el seguro a terceros ampliado de Direct Seguros (183 euros, quinto en el ranking de los seguros de coche más baratos).

El ranking de abril también está integrado, entre otros, por Axa, con la prima de su seguro más básico a 179 euros; Reale (terceros y terceros ampliado, por 180 y 185 euros, respectivamente) y Qualitas Auto (terceros y terceros ampliado, por 187 y 200 euros).

Coberturas y tipos de seguro

Los conductores más precavidos suelen apostar por pólizas a todo riesgo sin franquicia que garanticen que la aseguradora correrá con todos los gatos en caso de accidente. El objetivo de este tipo de pólizas es prevenir costes derivados de accidentes en los que hemos sido responsables. Sin embargo un alto porcentaje podría estar perdiendo dinero con este tipo de pólizas al no llegar nunca a amortizarlas.

Los seguros de coche a todo riesgo sin franquicia resultan un 128,4% más caros que su alternativa con franquicia, más del doble.

Entre las coberturas «extra» destaca la cobertura por robo del vehículo, que tiene como objetivo proteger y cubrir todos los gastos que puedan producirse para el conductor después de un robo o intento de robo de su coche; incendio, que es otra de las más habituales y que cubre los daños ocasionados por la quema del coche.

Además destaca la cobertura de daños cinegéticos, que se refiere a la que respalda al conductor en caso de que se atropelle a alguna de las consideradas especies cinegéticas en cualquier carretera o vía pública. Y, por último, reclamación de multas, donde la aseguradora lleva a cabo toda la gestión en el reclamo de las multas de tráfico del asegurado. Además, la compañía aseguradora se hace cargo de todos los gastos legales y de cualquier trámite que haya que realizarse por esta cuestión.

Así, cuanto mayor sea el número de coberturas , mejor servicio y más seguridad y respaldo tendrá el asegurado ante cualquier incidente o circunstancia en la carretera. De este modo, se recomienda conocer a fondo todos los tipos de seguros de coche para tomar la decisión que mejor se adapte a cada caso.

Deberemos saber que una póliza a terceros no incluye daños propios, de manera que los causados a un vehículo con este tipo de pólizas solo se cubrirán en caso de haber sido causados por un tercero responsable e identificado. Es recomendable optar por un terceros ampliado a partir de 5 años de antigüedad del vehículo y por una cobertura de Terceros Básico a partir de los 10 o 15 años de antigüedad . Los principales motivos para elegir una cobertura a Terceros Básico y/o Terceros Ampliado son los siguientes:

El valor venal es el valor de venta del vehículo en el momento de ocurrir el accidente. En caso de siniestro total, la indemnización se calculará conforme al valor venal del vehículo, que se reduce sustancialmente a partir del tercer año de antigüedad del mismo. Aparcamiento en garaje. Los vehículos que aparcan en garajes tienen menores posibilidades de sufrir daños por un tercero o robos.

Un uso esporádico del vehículo reduce sustancialmente las posibilidades de sufrir accidentes con el mismo. Por ejemplo, perder las llaves del coche. Algunas aseguradoras ya lo contemplan en sus pólizas. Los coches modernos suelen llevar cierres centralizados, cuyas copias cuestan fácilmente 100 euros.

Si tienes una copia, solo deberás llamar a ayuda en carretera para que te acerquen a recogerla. Por eso, cuando se está de viaje fuera del domicilio, se recomienda siempre llevar un duplicado en la maleta.

La cosa se complica si no tenemos copia, pero también nuestra aseguradora nos podría ayudar. Ellos tienen nuestros datos personales, el número del bastidor del coche y el código de llave por lo que nos pueden encargar una copia y acercárnosla donde tengamos el vehículo inmovilizado.

Otras coberturas

La defensa jurídica y la cobertura a ocupantes son las coberturas más demandas por los españoles a la hora de contratar su seguro, según los datos facilitados por Unespa.

Por otro lado, la cobertura menos demanda por los españoles es la retirada del carné, que apenas supera los 9,5 millones de contratos. La defensa jurídica consiste en el respaldo legal del asegurado por parte de la compañía de seguros. En esta cobertura, la aseguradora asume cualquier reclamación o defensa del conductor en el caso de pleito legal por causas de tráfico. La defensa o protección jurídica recoge cualquier asistencia, ya sea a nivel judicial o no, para el asegurado, que tendrá cubiertos los gastos de toda la defensa penal en cualquier caso que tenga que ver con su condición de conductor de un vehículo. Por su parte, la cobertura de ocupantes cubre el fallecimiento, la incapacidad y la asistencia sanitaria de las personas que viajen en el vehículo.

A estas dos se suma la responsabilidad civil, que es obligatoria para todos los vehículos que circulen por España. Y consiste en la protección y posterior indemnización por los daños, tanto materiales como físicos, ocasionados en un accidente de tráfico a otro conductor, vehículo o peatón, entre otros.

0 Reviews

Write a Review

Redaccion

Redaccion

Read Previous

Sopra Steria y Mutualia desarrollan un sistema de Inteligencia Artificial

Read Next

El 68% de los españoles cree que la Ley de Vivienda será poco o nada útil

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *