¿Cómo afecta la mayor esperanza de vida a las rentas vitalicias y a los seguros de vida?

Esperanza de vida

La esperanza de vida no deja de aumentar en la mayoría de las naciones europeas, sobre todo en España. Y es que, de acuerdo con un estudio del Instituto de Métrica y Evaluación para la Salud, nuestro país será en 2040, el que tendrá mayor esperanza de vida en el mundo. No obstante, la tasa de mejora de la mortalidad se ha ralentizado y por ello, podría perjudicar a algunos sectores de negocios como el de seguros.

El último estudio de Swiss Re Institute denominado ‘Mejora de la mortalidad: comprender el pasado y anticipar el futuro’ concluye que, tanto las autoridades como las instituciones financieras privadas que operan considerando la longevidad de las personas, deberán realizar todo tipo de modificaciones en sus negocios.

“Podemos estar entrando en un nuevo periodo donde no veamos mejoras en la esperanza de vida. Los responsables de decisiones en el seguro deberán estar alerta al papel que jugará la incertidumbre en los próximos años en lo que respecta a la fijación de precios, decisiones de reservas y pólizas“, ha comentado el director de fijación de precios, centro de productos de vida y salud de Swiss Re, Paul Murray.

Todavía queda por saber si esta tendencia tiende a desacelerarse o si se trata de una cuestión pasajera. Aun así, muchas entidades aseguradoras tienen en cuenta este aspecto desde 2011.

El riesgo que existe tiene que ver con que una fijación de los precios de forma conservadora para cubrir los resultados de la futura mortalidad, podría generar que las rentas vitalicias y los seguros de vida se vuelvan muy costos para la mayoría de los usuarios, volviéndolos así una opción poco atractiva.