IMQ está en desacuerdo con un estudio publicado por la OCU

Salud privada

IMQ, que acaba de renovar su eslogan de marca, ha emitido un comunicado en el que afirma estar en desacuerdo con un estudio publicado recientemente por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que indicaba que el tiempo de espera de un paciente para ser atendido por un especialista en la sanidad privada ascendía hasta los 29 días.

Desde IMQ han querido desmentir esta información, señalando que, solo en los casos en los que el paciente está buscando un profesional concreto la espera aumenta a ocho días. Indicaron que, cuando no hay una preferencia, la atención es casi inmediata.

“Solo contando Vizcaya, disponemos de 1.548 consultas para más de 30 especialidades y nuestra cita mínima, prácticamente para todas ellas, se atiende o bien en el mismo día o bien al día siguiente. La media sube hasta ocho días debido a que, a diferencia de en la pública, en la sanidad privada es el asegurado o asegurada quién decide a qué especialista acudir, teniendo por lógica los profesionales más conocidos y/o de mayor reputación mayor lista de espera”, explican en el comunicado.

Además, añaden que en estos casos hablan de primeras citas, “ya que los pacientes que acuden a consultas continuadas no tienen lista de espera. Es el propio especialista el que gestiona su agenda sabiendo exactamente cada cuánto tiempo puede abrirla a un nuevo paciente para que no se produzcan esperas o demoras innecesarias”.

Como conclusión, desde IMQ aseguran que el estudio de la OCU es fallido debido a que “mezcla en su análisis aseguradoras sanitarias locales con estatales y engloba bajo un mismo epígrafe compañías que nada tienen que ver, caso de IMQ con otros igualatorios de Asturias, Cantabria, Navarra o incluso inexistentes como IMQ Burgos”.